lunes, 12 de febrero de 2018

#38: ¿Qué harías por amor?


El amor, sin duda, es la "fuerza" invisible que mueve al mundo. Mucho se ha dicho de que las grandes obras, ya sean desde el arte, arquitectónicas, literarias e incluso las guerras han sido "movidas" e impulsadas (motivadas) por el amor hacia alguien. 

Una película francesa original de Netflix sugiere, a través de una agradable comedia -inspirada en hechos reales-, lo que un hombre puede ser capaz de hacer en afán de conquistar a una mujer. 

El ascenso (“L’Ascension, 2017) nos pone en la piel de Samy Diakhate, un inmigrante de un barrio marginal, en dónde por amor -una promesa que le hace a la chica que le gusta- se propone escalar y llegar a la cima del Everest

La cinta tiene una buena dosis de comedia y si bien no es "la mejor" película francesa, nos puede arrancar buenos momentos de la mano de una contagiosa y empática sonrisa del protagonista Ahmed Sylla

Pero al estar tan cerca del 14 de febrero, la pregunta es inevitable: ¿qué tanto harías por amor?

Y, como siempre, debemos de dejar en claro que cuando hablamos de amor, no debemos entender únicamente a aquél que podemos experimentar de manera romántica. El amor es algo "más allá" de estar enamorado, implica donarse y entregarse a los demás. 

Si entendemos dicha característica entonces la pregunta que da título a esta reflexión cobra todo sentido. Qué tanto podemos hacer dependerá exclusivamente de cuánto queramos donarnos desinteresadamente a otras personas. 

En la película Samy, sin experiencia, se aventura a escalar la cima más alta del mundo con la intención de demostrar que su amor es enserio y que es capaz de prácticamente de todo por ella. 

¿Y en nosotros cómo pudiese esto aplicar?

En la medida en qué tanto estamos dispuestos, y queremos, entregar todo a cambio de ¿"nada"? Y es que cuando se ama se debe de correr, en primera instancia, el riesgo -asumirlo- de que al ser desinteresado, no podemos, ni debemos, esperar nada a cambio

Porque si por el contrario "damos" ya que esperamos algo el amor deja de ser puro, sincero. Se vuelve en un comercio en dónde yo pago ("con amor") a cambio de recibir más amor. 

Y aunque pudiéramos creer que la transacción es válida, el hecho de hacerlo de esta manera, hace que la esencia del sentimiento se vaya. 

El chico en la película había prometido subir el Everest esperando "una oportunidad" de la chica, pero asumiendo o que no lograría llegar a la cima o que incluso una vez arriba, el "trato" no se completara del todo. Él decidió aventurarse, demostrar que haría lo que fuera por amor... la última palabra la tenía ella. 

¿Escalarías el Everest solo por demostrar de que eres capaz de cualquier cosa por quién amas... aún con el riesgo de que llegar a la cima no te "garantice" ser amado?

Amar es desearle lo mejor a la persona amada, e incluso hacer lo que esté en tus manos por ella (él)... aunque dicha persona no esté jamás a tu lado


Imagen | Pixabay

No hay comentarios.:

Publicar un comentario