lunes, 16 de julio de 2018

#58: Nunca nadie se arrepiente de ser valiente.


El miedo es el instinto natural que tenemos todos los animales para protegernos. Es una forma de poner una barrera y prevenir que algo nos dañe o perjudique aunque en ocasiones esto también nos limita y no priva de hacer o intentar cosas que nos pudieran haber beneficiado. 

Pero no solo sentimos pavor ante algo desconocido, también entran en juego cosas como la comodidad, la apatía o la flojera y estos elementos logran, lejos de protegernos, arrastrarnos a perder oportunidades que hubieran cambiado nuestra vida. 

Y es aquí dónde entra en juego la frase que da título a esta reflexión: 

"Nunca nadie se arrepiente de ser valiente".

Ante momentos puntuales la valentía es algo de lo cuál no todos gozamos... ya sea frente a una oportunidad de algo nuevo, un viaje inesperado o simplemente para decirle a "esa" chica especial lo que sientes... no siempre nos atrevemos a dar ese paso. 

Pero no hacerlo suele tener consecuencias irreparables

La vida está hecha de instantes. De momentos precisos en situaciones concretas. 

Cuándo una de estas situaciones se presenta lo idóneo es aprovecharlo, sin pensarlo demasiado, porque debido a lo efímera e impredecible que es la vida, las posibilidades de que se presente una nueva oportunidad son escasas. 

Además, claro, está el factor "hubiera", es decir, ése sentimiento de culpa que tanto ocasiona traumas o frustraciones. 

¿Pero es verdad que ser valiente es algo de lo que uno no se arrepiente?

¡Desde luego!

Con sus matices pero la valentía es una virtud que nunca está de más. Atreverse es complicado porque se juegan muchos, muchísimos elementos y factores que pueden y determinan nuestro actuar. 

No es fácil atreverse a dar un paso a lo desconocido pero tras el desenlace, sea favorable o no, cuando se mira con retrospectiva la situación siempre es mejor haber emprendido dicha aventura que tener las ganas de haberlo hecho.

¿Mejor saberlo que vivir con la duda?



Imagen | Pixabay
Si te gusta lo que escribo y deseas colaborar económicamente puedes hacerlo desde Patreon ó en PayPal;
recibirás además contenido exclusivo.